La diosa Izanami aceptó a tener la relación con Izanagi. En el libro “Nihon syoki” se narra el siguiente episodio;

Los dos dioses no sabían cómo hacer el amor, estaban perplejos. En este momento vinieron volando dos motacillas (es un ave pequeña, tiene colas largas, las cuales sacuden a menudo.) y se aparearon delante de ellos.  Al verlo, los dos dioses aprendieron e hicieron lo mismo.

*Este post  es una parte de la traducción del libro Kojiki (古事記), que es el libro histórico más antiguo de Japón. Si queréis leer el capitulo anterior,  visitad el post de “Leyenda Japonesa”

Las motacillas, pájaro que enseñó hacer el amor

Actualmente, en algunas regiones, las motacillas se consideran pájaros embajadores dios, están muy protegidos.

Como la motacilla come insectos daniños, en la zona agrícola también lo respetaban. Dicen que si haces el daño a este pájaro, éste grita que van a morir tus padres, tus hijos, y se van a romper tus cazuelas; si rompes un nido de motacillas, tu casa se incendiará.

El resultado; este  pájaro, el maestro de hacer amor, que es muy común en Japón no tiene miedo a los hombres y sigue sacudiendo la cola.