Llevo mucho tiempo sin poder escribir en este blog, el motivo fue un día lluvioso del último día de junio en el que tuve una caída muy tonta que me llevó al ingreso en un hospital. En realidad, este verano tenía plan de ir a Japón y pasarlo con mi familia, pero esto cambió totalmente con el reposo y con la muleta. Así que, desde el cuarto de mi casa de Vigo os voy a contar el siguiente episodio de la leyenda, agradeciendo enormemente a los que me atendieron, ayudaron y se preocuparon por mí estos días.

Sí, la historia era que nacieron muchos dioses ¿verdad? El último dios que nació es:

火之夜芸速男神 Hinoyagihayaonokami,  Dios del fuego

Este dios trae al desarrollo a los humanos pero la tragedia a Izanami, que es su madre. Izanami
se quemó la vagina al dar a luz a su hijo.  Ella se retorcía de dolor y  del sufrimiento producido por esta quemadura y vomitó.

De este vómito nacieron:

金山毘古神Kanayamahikonokami  Dios del metal

金山毘売神Knanayamanokami  Diosa del metal

Después Izanami,  por la agonía, se descompuso y de sus excrementos nacieron;

波邇夜須毘古神Haniyasuhikonokami  Dios de la cerámica

波邇夜須毘売神Haniyasuhimenokami Diosa de la cerámica

Luego, Izanami no pudo contener la orina, de su pis nacieron;

弥都波能売神Mizuhanomenomaki  Dios del agua

和久産巣日神 Wakumusubinokami  Diosa del cuidado de los cereales, también diosa del “crecimiento”

Este post  es una parte de la traducción del libro Kojiki (古事記), que es el libro histórico más antiguo de Japón. Si queréis leer el capitulo anterior,  visitad el post de “Leyenda Japonesa”

 ¿Sería una mierda el excremento?

Digamos que de su sufrimiento nacieron dioses importantes para la agricultura, los dioses del metal son imprescindibles para fabricar los instrumento de labranza; y los dioses de cerámica, para guardar los cereales, pero si pensáis ¿un dios que nació del excremento? ¿no sería tan digno? entonces estáis muy equivocados.

Desde la antigüedad hasta hace unos 40 años en Japón se usaba abono humano. En el lado del huerto había siempre un depósito donde guardar excrementos para fermentar. Los excrementos son algo que nutren otra vida, son valiosos. Incluso había compra-venta del excremento humano.

De este modo, reciclamos los nutrientes a través de nuestros cuerpos y se devolvían a la tierra. Hoy en día, los tiramos por la alcantarilla y ensuciamos el agua; y por otra parte, usamos millones de toneladas de fertilizantes inorgánicos.

Por una parte el avance tecnológico se fue de la mano, aunque por otra parte gozamos de los beneficios de ella. (Claro, sin anastasia y calmante como pasaría estos días…ni puedo imaginarme)