kombucha

Hace mucho tiempo oí  hablar del Kombucha , siempre tuve  bastante curiosidad, pero en aquel entonces no había  manera de conseguir el hongo de Kombucha ya que no había internet. Pero  hace un mes conocí a Rafa y Vanessa que son una pareja  vegana y  fabrican muchos productos de fermentación, entre ellos, kombucha. Ellos amablemente me dieron un cultivo de kombucha.kombucha

Kombucha es un bebida tradicional, fermentada, tiene un sabor que me recuerda a la sidra de manzana. Sus beneficios son múltiples; además de potenciar el sistema inmunológico y de tener un poderoso efecto desintoxicarte, alivia la artritis, mejora la visión, refuerza el cabello y las uñas, baja el nivel del colesterol, mejora el funcionamiento del hígado etc.

¿Cómo prepara el kombucha?

Utensilios

– Una olla grande de acero inoxidable.

– Un recipiente de cristal de boca ancha.

– Una cuchara de madera o de plástico.

– Unas papeles de cocina y una goma o elástico.

– Un colador de plástico.

Ingredientes

  • Un cultivo sano de Kombucha.
  • 100 ml. de arrancador. Es una porción del Kombucha. Puede venir con el cultivo de Kombucha que adquieras.
  • Azúcar blanco unos 80 grms.
  • Un litro de té ingles

1. Llevar el agua a ebullición. Retírala del fuego y agrega el azúcar hasta que se disuelva. Echa el té en ella y deja que se empape hasta que el agua se haya enfriado. Una vez que el té este frío, retira las bolsas del té.

2. Agrega el té de arranque, que es una porción del Kombucha.
3. Vierte la mezcla en un botella de cristal y desliza suavemente el cultivo en la botella con las manos limpias. Cubre la boca de la botella con unas papeles de cocina y asegúralas con una goma.                             

4. Déjalo fermentar de 7 a 10 días: Mantén el frasco a temperatura ambiente, evita  la luz directa del sol.

5. Después de siete días, se puede comenzar la degustación del Kombucha con la ayuda de una cañita . Cuando llegue a un equilibrio de dulzura y acidez que sea agradable para ti, el  Kombucha estará listo para ser embotellado.

**No es raro que el cultivo se hunda y se quede en la parte inferior durante la fermentación. Una nueva capa de color crema de cultivo debe empezar a formarse en la superficie del kombucha en  pocos días. Pero en general se une al primero cultivo, pero no pasa nada si se separan. También puede haber trozos fibrosos marrones que flotan bajo el cultivo, y burbujas que se almacenan en el cultivo. Todo esto es normal y son signos de una fermentación saludable.

6. Cuando el Kombucha te sepa bien, es que está listo para ser embotellado. Antes de continuar, prepara y enfría otra taza de té para tu siguiente lote de Kombucha, como  indiqué anteriormente. Con las manos limpias, saca el cultivo fuera del Kombucha y ponlo  en un plato limpio. Mientras lo haces, comprueba y retira la capa inferior si el cultivo se está volviendo muy gruesa.

7. Vierte el Kombucha fermentado colándolo en botellas utilizando un embudo pequeño. Así se consigue un Kombucha limpio y sin “cosas flotando” en el.

¡Evitar cualquier utensilio de aluminio!

Después de tomar el kombucha, no olvides enjuagar la boca, ya que el kombucha es bastante ácido y debemos proteger los dientes.

Lo recomendado es  iniciarse tomando 100 ml. al día durante la primera semana, aumentado la segunda semana a 200 ml. y la tercera a 300. Un vaso grande de kombucha al día es suficiente para aprovechar todos sus beneficios.

Es importante comenzar con una cantidad muy pequeña, que se tome despacio y que se observen con atención las reacciones del organismo. Si se manifestara alguna molestia o algún síntoma raro, reducir todavía más la dosis y esperar una semana antes de aumentarla de nuevo. Entre las molestias que pueden presentarse están ligeros dolores de cabeza, movimientos extraños en los intestinos, dolores en el hígado y, en algunos casos, comezón en la piel.

Mientras se este tomando el kombucha es aconsejable beber bastante agua al día. Los análisis de orina efectuados a una misma persona antes y después de comenzar a tomar la kombucha muestran un notable incremento en las toxinas excretadas, generalmente se trata de substancias tóxicas abundantes en el medio ambiente (pesticidas, mercurio, plomo, benzol, cesio, etc.) o acumuladas en el organismo a consecuencia de alguna enfermedad. El ácido glucurónico del kombucha se combina con las toxinas existentes en el cuerpo, haciéndolas solubles en el agua. Eso explica la necesidad de tomar agua suficiente para facilitar la eliminación de tales materias tóxicas.