izumo leyenda japoensa

Okuninushi, solía ir al mar de la región de Izumo cuando se sentía triste. Un día estaba contemplando al mar, vio un barco a lo lejos, pero por mucho que se acercaba el barco, el tamaño de este seguía siendo igual de pequeño. Cuando lo tenía leyenda japonesadelante del, se quedó sorprendido. Era un barco hecho de cascara de una fruta llamada “Gagaimo”, en el cual estaba sentando un dios minúsculo con un vestido hecho de alas de avispa.

¿Quién es usted? -Okuninishi le preguntó al dios, pero el dios minusculo no le contestó. En este momento apareció una rana y le dijo: pregunta al dios de espantapájaros, él lo sabe.

Okuninushi visitó al dios de espantapájaros. El dios le explicó que este pequeño dios debe ser Sukunabiko, el hijo de Kamimusubi. Esta vez Okuninishi visitó a kamimusubi para comprobárselo. Entonces kamimusubi dijo que efectivamente era su hijo, que era tan pequeño que se le cayó entre sus dos dedos  y que  pidió a Okuninishi que trabajara con su hijo.

De modo que Okuninishi empezó a viajar con Sukunabiko por todo el Japón para poner el orden y otorgar el conocimiento a los seres humanos.

Este post es una parte de la traducción del libro Kojiki(古事記), que es el libro histórico más antiguo de Japón. Si queréis leer el capitulo anterior, visitad el post de “Leyenda Japonesa”

Viaje de los dioses

Hay un episodio para entrever cómo era este viaje ilustrativo.  ookuninushi leyenda japonesa

Un día los dos dioses hicieron una apuesta para saber qué era el más difícil; no hacer de vientre o llevar una bolsa llena de barro a las espaldas. Después de par de días, Okuninishi ya no podía aguantar y evacuó, entonces Sukunabiko también dejó tirado la bolsa. Se rieron mucho.

Parece que los dos eran muy bromistas. Sin embargo, el trabajo de estos dos dioses trajo enorme beneficio al mundo.

Enseñaron cómo tratar y curar enfermedades, cómo exterminar insectos dañinos, cómo utilizar las  termas, cómo fabricar el sake. Por consiguiente, estos dos dioses se consideraron el dios de medicamento, agricultura, terma, sake, y incluso hoy en día están venerados especialmente por las empresas de estos sectores de comercio.