Mi balcón de 3 metros cuadrados está lleno de plantas, es un rincón donde puedo relajarme, a veces me siento al lado de unas macetas con un libro, pero no consigo concentrarme en la lectura, porque de pronto me distraigo mirando las plantas.

Hay un pintor que observaba sus plantas y los insectos de su jardín. Su jardín tenía 55 metros cuadrados, contemplando en su jardín llevo casi 30 años sin salir de allí.  Es “Kumagai  Morikazu”.(1880-1977)

kumatani morikazu

Autorretrato (1904)

  Kumagai Morikazu nació en el año 1880, de joven destacó por su talento, ganó varios premios, los cuales prometían su futuro, pero no le interesaron la fama ni el dinero, hasta los cincuenta años no trabajó como pintor profesional y vivió en la pobreza extrema.  

kumagai morikazu

Una mujer (1918)

Kumagai morikazu

Una noche (1931)

 Un pintor ermitaño

En su vejez se convirtió en un pintor de fama, tanto, que iba a recibir la orden de la cultura, que otorgaba el emperador de Japón, pero la rechazó tajantemente.

A partir de los sesenta años dejó de salir de casa, y empezó a contemplar hormigas, pájaros, gotas de la lluvia y el movimiento de la luz en el jardín. A veces observaba una piedra durante un mes, otras veces tumbado en el suelo, miraba a las hormigas todo el día y decía: sabes, cuando anda una hormiga, comienza dar paso por la segunda pierna izquierda. En esta época lo llamaron pintor ermitaño.

Su estilo va a ser cada vez más sencillo.

Kumagai morikazu

Girasol (1957)

kumagai morikazu

alevin (1958)

 

Kumagai morikazu

Un gato (1965)

En una exposición, el emperador de Japón preguntó cuántos años tenía el niño que pintó este cuadro. Kumatani comentó luego que era la mejor frase de alabanza.

Dicen que intentó pintar el misterio de la naturaleza de la forma más simple. Hasta los 98 años, antes de morir seguía pintando. Su forma de pensamiento y la vida ajena al sentido común llamó la atención de todo el mundo. Le hicieron una película sobre su vida, que se acaba de estrenar esta primavera en Japón.

kumagai morikazu