Un día nublado como hoy, mientras estaba caminando con una amiga, unas gotas de lluvia empezaron a caer sobre nuestra cabeza. Al abrir nuestros paraguas me contó la historia del bautismo prenatal. Es un ritual que se extiende por toda Galicia y que consiste en echar agua del río sobre el vientre de una mujer embarazada en el medio de un puente medieval, con el deseo de que nazca el bebé sano y salvo. Desde que su madre le contó que practicó este ritual con ella, mi amiga construyó en su memoria haber sentido en su sien el frío del agua del río a través del vientre de su madre. Me parece que es muy propio de la cultura de los gallegos, ya que son habitantes de la hermosa tierra de la lluvia.

Kūkai comienza a  difundir su enseñanza

Así, los rituales son emblemáticos y fascinantes. Kūkai utilizó estos rituales para difundir su enseñanza. Ofreció a hacer un ritual al emperador Saga para que hubiese y se mantuviese la paz en Japón. Hasta este momento el budismo era solamente una teoría, pero el budismo esotérico que trajo Kūkai era mucho más práctico, como si fuese la tecnología más moderna importada del extranjero en esta época. Es lógico que el emperador quisiese aplicarlo para mejorar su país. En el año 810 Kukai realizó el ritual de la gran plegaria.

Poco a poco el monje consigue la amistad  del emperador. Le fue otorgado un alto cargo en el templo Otokunidera, desde donde comenzó a difundir el budismo esotérico.

En el año 816 Kūkai pidió al emperador la construcción de un Dojo en el monte Kouya para el entrenamiento de sus monjes. Pero el monte Kouya era un monte perdido, además estaba muy lejos de la capital, ¿por qué Kūkai elegiría este lugar?

Dicen que cuando Kūkai estudiaba en China, lanzó el Sankosyo三鈷杵( una herramienta que usa para un ritual) hacía Japón, pidiendo a Buda que le indicara el lugar más apropiado desde donde difundir el budismo esotérico. La leyenda cuenta que más tarde Kūkai lo encontró colgado en la rama de un pino del monte Kouya, mientras buscaba el mejor sitio para difundir el budismo esotérico.

Llego el momento en el que todos quisieron aprender de Kūkai. Mientras se construía el Dojo en el monte Kouya, en el año 822, a Kūkai le fue ordenado por el emperador establecer la base del budismo esotérico en el templo Todaiji de la provincia de Nara y al año siguiente en el templo Toji (東寺)de Kyoto.

En Toji se pueden ver las estatuas de Buda que representan la esencia de la enseñanza de Kūkai.

Es el templo de patrimonios de la humanidad designados por la UNESCO. 

Como llegar